lunes, 14 de septiembre de 2015

LECTURAS

CORROSIÓN DE LOS METALES.
Por José Gonzalo González Rodríguez – Revista Vórtice Segunda Edición, Pp. 17. UAEMor.

 La corrosión de metales es la degradación de un metal por estar en contacto con un líquido que lo rodea y causa grandes pérdidas económicas y numerosos accidentes. Todos hemos visto cómo los portones, barandales, puertas, etcétera... que están hechos de herrería, si no los pintamos, después de un tiempo se perforan; esto es precisamente lo que hace la corrosión y en la mayoría de los casos es causada por el agua, el O2, y los ácidos. En la atmósfera estos elementos existen en abundancia y son los que corroen, deshacen, todos los metales que están en contacto con ella. Las estructuras de concreto no se salvan de este deterioro, pues los contaminantes atmosféricos, -la llamada lluvia ácida-, junto con el oxígeno, el agua y el cloro del mar en zonas marinas, penetran por los poros del concreto deshaciendo primero este material hasta que llegan a las varillas de acero dentro de la columna y es cuando vemos, por ejemplo, postes de luz ya con las varillas expuestas a la atmósfera. Eso podría ocurrir con una columna de concreto de un puente, de un edificio o de una presa de agua, con las consecuencias que ya conocemos. Nuestro cuerpo, casi al igual que la saliva, está constituido por agua en tres cuartas partes y contiene electrolitos como cloruros, que hacen el mismo efecto que la lluvia ácida, corroen los metales que introducimos a nuestro cuerpo, tales como implantes, prótesis, piercings, braquets, instrumentos quirúrgicos, etcétera... por lo que no cualquier metal se puede introducir en nuestro cuerpo o boca. Los radiadores de los coches, la mayoría hechos de aluminio, también están expuestos a la acción corrosiva del anticongelante o el agua de la llave, y esto se observa cuando de repente vemos que se empieza a fugar el anticongelante. Las plataformas marinas también están expuestas a la acción corrosiva del agua de mar, además del esfuerzo que producen las olas; por lo que se ocasiona un efecto combinado de esfuerzos mecánicos y corrosión, lo que produce la iniciación y propagación de grietas que fracturan al metal, produciendo su colapso. Algo muy parecido ocurre con los ductos de Pemex que transportan petróleo, diesel, turbosina, etanol, etcétera ... ya que por la parte de adentro están expuestos a esos productos contaminados con agua, oxígeno y ácidos, además de la presión interna del mismo fluido, produciendo una acción combinada de esfuerzos y corrosión por la parte interna del ducto, y si están enterradas, a la acción corrosiva del suelo, produciendo la propagación de grietas que fracturan el tubo y pueden ocasionar explosiones. Por último están los microorganismos, -presentes en muchas partes como por ejemplo en el suelo-, los cuales, como productos de su metabolismo, generan ácidos como el pestilente a huevo podrido, presente en cañerías de drenaje; ese olor fétido es un ácido que ellos producen. Así como producen este ácido, producen muchos, principalmente en suelos, por lo que al enterrar cualquier metal, como tuberías de agua de acero galvanizado, estas se corroerán en un corto período de tiempo. Estos son sólo algunos ejemplos de corrosión presentes en nuestra vida diaria. __________________________________________________________________________________________________________________________________________

 DE FANTASMAS Y APARECIDOS EN EL SISTEMA NERVIOSO
 Por Elian Gómez Azcárate – Revista Vórtice Primera edición, Pp. 13. UAEMor.

 En la guerra del Golfo Pérsico, varios soldados pisaron minas terrestres que explotaron a su paso dejando a varios gravemente lesionados, uno de ellos perdió su brazo izquierdo y aún años después seguía sintiendo dolor y hasta picazón en su brazo izquierdo ¿Pero cómo, si lo perdió en la explosión y en el hospital sólo suturaron dejando un muñón? El brazo se volvió un miembro fantasma ¿Qué es eso? Es un extraño y desconcertante trastorno neurológico que experimenta más de la mitad de las personas con un miembro que perdieron o les amputaron. Tradicionalmente se creía que las quejas sobre un brazo que ya no existía, eran irracionales y se tachaba a los pacientes de locos, de enfermos mentales que debían recibir tratamientos psiquiátricos. Muchos médicos creían que los muñones inflamados o irritados mandaban señales de dolor al cerebro y esto era percibido como si el dolor se extendiera al resto del brazo que ya no tenían. Pero colocando electrodos dentro del cerebro, el neurólogo W. Penfield, logró estimular una zona que recibe, interpreta y almacena información sensoperceptiva (temperatura, presión, dolor) de todo el cuerpo. Con esto se descubrió que en el cerebro existe una especie de "mapa sensorial" que refleja toda la piel. La información se capta primero por medio de los receptores nerviosos debajo de la piel y posteriormente se transporta en milisegundos a la corteza somatosensorial del cerebro. Pero cuando falta un brazo, lo que hace el cerebro es que "inventa" o autogenera sus propias sensaciones basadas en memorias sensoriales. Si una persona tuvo mucho dolor antes de la amputación, sigue sintiendo dolor en el "brazo fantasma", pero es un dolor o comezón generados en el cerebro. A partir de este descubrimiento, se logró entender que el miembro fantasma formaba parte de la representación mental del cuerpo, aun en ausencia del mismo. El fantasma no es externo, sino que está en el cerebro. El cerebro por sí mismo debería reorganizar las vías de información para ajustarse a los cambios en el cuerpo. Sin embargo, este proceso en ocasiones puede no darse y mantenerse erróneo toda la vida. Por muchos años se creyó que la representación del miembro fantasma era fija y que los amputados estaban condenados para toda la vida. Los tratamientos médicos –antidepresivos, analgésicos, antipsicóticos - sólo aliviaban los síntomas. Pero no desaparecía el "brazo fantasma" por completo. Afortunadamente, a través de la capacidad plástica del cerebro, se evidenció que se pueden aprender o desaprender sensaciones a cualquier edad. Pero ¿cómo desaprender al miembro fantasma? El doctor Ramachandran, neurólogo hindú, ha generado tratamientos no quirúrgicos, novedosos e ingeniosos, como cajas de "realidad virtual", que logran desaparecer los síntomas tortuosos de los miembros fantasmas y que ayudan a reorganizar el mapa somatosensorial en el cerebro, logrando modificar un dolor que existió por años y que la neurología tradicional sólo lograba eliminar temporalmente a través de cirugías y medicamentos. ___________________________________________________________________________________________________________________________

 ¿SON EL PAPEL Y EL LÁPIZ UNA EXTENSIÓN DE NUESTRA MENTE?
 Patricia King – Revista Vórtice Segunda Edición, Pp. 11. UAEMor.
 Quisiera hacer ver el despertar de una nueva corriente en las Ciencias Cognitivas (un área transdisciplinar, cuyo objeto de estudio es la cognición), contrapuesta a la posición hegemónica conocida mediante la analogía de "la mente como computadora". Se trata de la nueva tendencia conocida como Cognición Extendida Situada (CES). En este marco, el tema de la cognición tiene que ver esencialmente con discernir el rumbo más adecuado para avanzar en la comprensión de cómo y por qué sentimos, pensamos y actuamos como lo hacemos. Se ve de inmediato que esta nueva corriente está fuertemente relacionada con cómo "manejamos la situación" en la que vivimos -¿Nos adaptamos, la transformamos? ¿Cuestión individual, cuestión social?-y con cómo concebimos y valoramos la conciencia y la libertad. La CES se compone de un abanico de diferentes posiciones científicas y filosóficas que comparten la idea en común de que la cognición está constituida y debe estudiarse considerando al cuerpo humano en interacción bilateral con su entorno natural y social en situación. En una compilación de Robbins y Aydede (2009), aparece un artículo de Robert Wilson y Andy Clark en el que sintetizan de manera clara, algunos cambios radicales de esta nueva corriente. Consideran que deberíamos pensar la cognición situada como una variedad de formas que pueden adoptar las extensiones de la mente en el mundo. Las extensiones de las que hablan Wilson y Clark nos interesan especialmente. Con ellas queda incorporada directamente la tecnología como parte integrante de los procesos cognitivos cotidianos. La idea de la que parten para ello es muy sencilla. Un niño que tiene que multiplicar 175 x 893, difícilmente puede depender sólo de su memoria biológica. Recurrirá al papel y al lápiz. Aquí, el papel y el lápiz son sus extensiones cognitivas. Lo que Wilson y Clark llaman "un sistema cognitivo extendido" está aquí conformado por la mente y el cerebro del niño, por sus manos y sus extensiones cognitivas (el lápiz y el papel o la calculadora). Otras extensiones de la mente que hoy podemos experimentar son la comunicación inmediata mediante la computadora o el teléfono celular con amigos o familiares que están al otro lado del mundo. Lo aquí expresado describe la actual situación mundial en la que el énfasis en la actividad extendida en situación tiene dos caras. Todos sabemos, dicho sea de forma cruda y franca, que el gran capital financiero conserva plenamente un poder avasallador sobre la actividad de todo pueblo, y también sabemos que los transgénicos, los aviones militares no tripulados y las armas inteligentes, el calentamiento global, son parte de nuestra situación general. Yo considero que nuestra libertad consiste en asumir nuestra actividad cognitiva extendida en situación y actuar en consecuencia. Esto significa que las decisiones críticas y comprometidas, involucradas en nuestras prácticas dirigidas a un fin y constituidas mediante nuestro trabajo conjunto, son ellas mismas nuestra libertad para transformar la situación global que nos agobia, dirigiendo nuestras prácticas hacia una mejor situación para todos.

viernes, 26 de septiembre de 2014

EVOLUCIÓN DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL


ANTECEDENTES
A lo largo de la historia del ser humano éste ha intentado crear construir e imaginar objetos que imiten sus capacidades cognitivas. Dado tal interés podemos citar la creación de objetos tales como el Napata de Egipto (800 a.C.) estatua construida con el fin de moverse y hablar; la pascalina de Pascal considerada la primer calculadora que funcionaba con engranajes; el pato de Vaucanson considerado el primer robot; el Turco de Von Kempelen, que construyó el primer autómata que jugaba ajedrez, etc. Todos estos inventores fungieron un papel importante como antecedentes de la antigüedad que moldearon la  actual Inteligencia Artificial (I.A.), no obstante, podemos decir que otra área importante de los fundamentos de esta ciencia son las aportaciones al álgebra del matemático y astrónomo persa al-Jwarizmi; el silogismo de Aristóteles considerado el primer sistema de razonamiento deductivo; las aportaciones de Descartes en cuanto al funcionamiento mecánico de los cuerpos vivientes; el álgebra binaria de George Boole que representa las leyes del pensamiento.

Dentro de las aportaciones relativamente actuales (siglo XX) podemos destacar "la principia matemática" de Russell y Whitehead; la publicación de "Un cálculo lógico de las ideas inmanentes en la actividad nerviosa" por dos científicos como Warren McCulloch (neurofisiólogo) y Walter Pitts (matemático), en el que plantean que la actividad neuronal puede ser estudiada en base a la lógica proposicional; los robots “Machina speculatrix” y llamado “Elmer y Elsie” de Grey Walter, con los que deseaba demostrar que las conexiones entre un pequeño número de células cerebrales podrían dar lugar a muy complejas conductas. Sin embargo, un aporte indudablemente significativo fue el de Alan Turing (matemático, considerado el padre de la ciencia de la computación) que en 1950 escribió “la maquinaria de computación e inteligencia” que planteaba una prueba para aplicarse a una máquina y así determinar la existencia de inteligencia. Durante ese mismo año en que Turing sorprendió a toda la comunidad científica implicada, otros hicieron sus aportes como Shannon en que programa una computadora para jugar ajedrez; y la publicación de las tres leyes de la robótica Asimov. Seis años después, en la conferencia de Dartmouth es considerado un evento cumbre de la I.A. ya que se acuñó el término y su campo de actividad. En ella participaron investigadores de diversas áreas como Minsky, McCarthy, Shannon, Newell y Simon entre otros. La idea principal fue que cada aspecto del aprendizaje y cada característica de la inteligencia podían ser tan precisamente descritos que se podían crear máquinas que las simularan. Otros aportes como el de Chomsky y su postulado sobre la sintaxis independiente de la semántica; la fundación del laboratorio de IA en el tecnológico de Massachusetts por Minsky y Mccarthy en 1958; Newell y Simon (1976) “ciencia computacional como indagación empírica: símbolos e investigación”; y en la década de 1980 la relación de las redes neurales con la IA, entre otros de los que hablaré más adelante.
A continuación expondré los puntos centrales de las lecturas revisadas en la clase de I.A.:
TURING
Sin lugar a dudas uno de los principales aportes fue el de Turing (1950) con la publicación “la maquinaria de la computación e inteligencia” en la que se preguntaba si las máquinas pueden pensar. En este artículo propuso “el juego de la imitación” para determinar la inteligencia de una máquina, ya que el juego consiste en un experimento mental en el cual participaban 2 personas (una funge como entrevistador y otra como entrevistado) y una máquina (su propósito es engañar al entrevistador, haciéndole creer que es una persona). Posteriormente si la máquina podía engañar al entrevistador demostraba su inteligencia al pasar desapercibido ante una persona, es decir, en palabras de Turing (1950) “proveer respuestas que podrían ser dadas naturalmente por un hombre”. Cabe destacar que una máquina de Turing es una computadora digital, puesto que tiene como características: unidad de almacenamiento, unidad ejecutiva y control, análogo al del ser humano. Incluso menciona que una máquina digital podría con un adecuado almacén, una velocidad de acción y un programa apropiado, tomar parte del juego de la imitación. Finalmente proporcionó una guía que muchos investigadores y científicos continuaron en los años venideros.
NEWELL Y SIMON
Otro de los puntos focales de la historia de los cimientos de la IA, fueron los aportes de Newell y Simon (1976) sobre el símbolo y el sistema de símbolos, en el artículo “ciencia computacional como indagación empírica: símbolos e investigación”. La propuesta de los autores fue básicamente dos, el primero fue la sentencia: los símbolos descansan en la raíz de la acción inteligente, es decir, que el símbolo es el tópico primario de la inteligencia y el principio de inteligencia debe tener la capacidad de almacenar y manipular símbolos. Otro postulado tiene que ver con el sistema de símbolos físicos (SSF) que se compone por dos principales elementos: a) set de entidades (conjunto de símbolos y a su vez componen expresiones) y b) de procesos (creación, modificación, reproducción, destrucción) así como dos nociones centrales: a) designación (una expresión designa un objeto) e interpretación (el sistema puede interpretar una expresión si ésta designa un proceso). Sobre el SSF, se generó la hipótesis la cual tiene como objetivo demostrar que el SSF cuenta con los medios necesarios y suficientes para realizar actos de inteligencia artificial, tal hipótesis surge debido a que el sistema simbólico del hombre puede ser equiparado al de la máquina, aunque a un bajo nivel perceptual. El concepto de símbolo fue importante para conceptualizar el programa en la unidad de almacenaje de la máquina de Turing, ya que podemos hacer visible el programa en un lugar interno de la unidad; además, la lista de procesamiento mantiene acceso a otras listas (estructuras de listas) se puede establecer gracias al símbolo y sus características. Podemos concluir que el SSF es el estudio de las computadoras que ha revelado que la inteligencia artificial reside en un sistema simbólico físico.
SEARLE
Ahora ya conocemos que, el test de Turing (juego de imitación) puede darnos pistas sobre si una máquina puede pensar, gracias a él conocemos cuales son los componentes que debe tener una máquina para poder emular la inteligencia humana (almacén, velocidad de acción y programa adecuado) y la base principal para tales principios como lo es el símbolo de Newell y Simon. Pero, ¿realmente puede una máquina pensar? se preguntó Searle (1980) en el artículo llamado “Mentes, cerebros y programas”. En el plantea dos tipos de inteligencia artificial, la primera llamada IA débil que postula que el principal valor de la computación en el estudio de la mente es que nos proporciona una herramienta poderosa; la IA fuerte expone que la programación apropiada de la computadora es realmente una mente, es decir, los programas no son herramientas sino son en sí mismos las explicaciones. Los partidarios de la IA fuerte explican que una máquina no simula la habilidad humana sino que, comprende y responde como lo haría un ser humano; Searle piensa que una computadora comprende lo mismo que un termostato o un automóvil, es decir, nada. El experimento mental llamado el cuarto chino, propone para refutar la validez del test de Turing. El cuarto chino no es más que una habitación en el cual se plantea que un sujeto que no sabe hablar el idioma chino, pueda entrar en ella y sentarse a responder ciertas preguntas que entran por lado del cuarto (en chino), y utilizar un libro o script de reglas y poder responder adecuadamente pero en idioma chino para así escribir las palabras y enviarlas de salida, afuera existe un hablante de tal idioma que entiende a la perfección lo que el sujeto le ha escrito desde dentro, ¿qué sucedió? Según Searle la máquina no entiende nada, por ejemplo cuando escribimos en un procesador de texto, o los cambios en un termostato, simplemente sigue ordenes por lo que ha sido hecha y sólo realiza manipulación de símbolos, sólo entiende de sintaxis (como en lógica proposicional o de predicados) y no de semántica. Para él una razón importante para atribuirle estados mentales a una máquina (como el pensamiento) es debido a que extendemos intencionalidad a las herramientas, porque son extensiones de nuestros propósitos.
HARNAD
Con lo revisado anteriormente, se establecen dos paradigmas importantes en el estudio de la cognición que influyen en el desarrollo de la inteligencia artificial. El cognitivismo (de la cual hace referencia autores como Turing, Newell y Simon) se basa en la manipulación simbólica como cognición y el otro paradigma importante es el conexionismo, en la cual se establece que la cognición no es manipulación de símbolos, ya que provee una teoría de procesamiento paralelo de información a nivel cerebral, es decir, existen patrones dinámicos de activación en una red multicapa, interconectadas a través de nodos. El resultado a grandes rasgos es una red que aprende, reconoce patrones y resuelve problemas. En el texto de Harnad sobre la cimentación del símbolo (1990), expone que los símbolos están implementados en máquinas y carecen del vínculo externo o en relación a los objetos del mundo, incapaces de establecer categorías de esos mismos objetos externos, y se pregunta ¿cómo es posible que un símbolo se pueda cimentar en otra cosa que no sea un símbolo sin sentido? Los cognitivistas explicarían que la mente es un sistema simbólico y la cognición es manipulación de símbolos, como conectar modulo autónomo funcional que necesite ser conectado a un dispositivo periférico para ver lo que el mundo es, de acuerdo a los símbolos de los que se refiere. Sin embargo, esto trivializa el problema de la cimentación del símbolo. Para explicar cómo es que la teoría cognitivista no responde a la relación entre el símbolo y su significado, se apoya de la teoría conexionista. Expone que las capacidades del conductuales del ser humano inicialmente deben discriminar e identificar objetos distales, todo esto en base a la categorización y representación icónica de los objetos.  Por ejemplo, cómo es que somos capaces de distinguir caballos de perros (representación categórica) y caballos de otros caballos (representación icónica). Estas representaciones son sensoriales no simbólicas. Pero se pregunta, ¿cómo es que podemos representar una zebra? Podemos distinguir entre rayas y caballo, pero ¿cómo hacemos esto si rayas y caballo están cimentadas en distintas representaciones categóricas? Por lo que propone un sistema hibrido entre los dos paradigmas dominantes y menciona lo siguiente: “la conexión entre los nombres y los objetos que dan lugar a  sus proyecciones sensoriales y sus iconos serían proporcionados por las redes conexionistas” (Harnad, 1990).

BROOKS

Podemos notar que Harnad comienza sigilosamente a salir del paradigma cognitivista y comienza a dar un vistazo al paradigma conexionista. Sin embargo, un ingeniero llamado Rodney Brooks abrió un camino diferente para una nueva inteligencia artificial. El trabajo de Brooks consistió en exponer que la inteligencia era poco entendida y sobre todo compleja, por lo que intentar descomponerla en sub-problemas traería consigo el conocer las interfaces de la misma. Su sugerencia fue incrementar la construcción de capacidades para tener sistemas complejos a cada paso para asegurar el funcionamiento de las interfaces; para así soltar a las criaturas (agentes) en el mundo real, ya que según Brooks lo ideal sería no construir un modelo del mundo para que interactuaran en él, sino usar el mismo mundo como modelo para su interacción, en palabras de él “soltarlos en un mundo real, con un sensor real y acción real”. Concluye que las representaciones explicitas y modelos se obtienen sobre la marcha, usando el mundo como modelo propio, ya que su hipótesis es que la representación es una unidad equivocada de abstracción.  La parte interesante de esta idea novedosa es la llamada Subsumption architecture, ésta arquitectura intenta descomponer el componente inteligente en módulos simples, organizado en capas y cada capa implementa el objetivo particular del agente, así las capas más altas son más abstractas” (Brooks, 1987). Su principal desventaja es que al implementarse más capas, el modulo se torna demasiado complejo, es decir, dada su complejidad es insostenible su implementación. Sin embargo, podemos resumir que el principal aporte en lo siguiente: para lograr algo similar a la inteligencia humana se deben construir agentes que tengan un cuerpo, interactúen con su medio y aprendan de ésta interacción (Brooks, 1987).

Obviar el trabajo de Brooks nos deja un panorama cerrado, ya que abandona al paradigma cognitivista (computacionalista, de procesamiento de información lineal) y el paradigma conexionista (de procesamiento paralelo) conocidos como la vieja inteligencia artificial (o la llamada GOFAI, basada en la lógica y la resolución de problemas) y emerge un paradigma distinto sobre la “embebed cognition”. Si pretendemos estudiar la cognición sin tomar la importancia del cuerpo inmerso en un ambiente y la interacción en él, es obviar que somos seres que percibimos objetos o disposiciones de los objetos como una piedra que usamos para un fin (de acuerdo a su potencial de interacción) por lo tanto, la experiencia que nace de la interacción es de suma importancia para comprender la cognición (el concepto de affordance de Gibson).

WILSON

Trabajos posteriores como el de Maggie Wilson (2002) en el que sugiere que la cognición debe cumplir estas características para hablar de cognición embebida tales como: 
1) el acto cognitivo toma lugar en el ambiente; 2) la cognición funciona bajo la presión del ambiente en tiempo real; 3) explotamos el ambiente para reducir nuestra carga cognitiva; 4) la mente guía la acción y la percepción y la memoria contribuyen a la conducta; 5) aunque la mente se desconecte del ambiente, esta se encuentra cimentada a mecanismos que se involucran con ella y el ambiente.

BARSALOU

Sin duda la cumbre de éste breve recuento de la evolución de la IA es el más importante de todos. Barsalou (2008), un psicólogo cognitivo que propone en su trabajo Grounded Cognition que, la cognición no puede ser una computación sobre símbolos amodales (la abstracción de los símbolos percibidos por medio de estructuras perceptuales) de un sistema modular e incluso menciona que es independiente de los sistemas modales cerebrales como la percepción, acción y la introspección. Expone que es probable entonces que el cerebro contenga tales símbolos amodales, y de ser así es probable que trabaje en conjunto con representaciones modales para crear cognición. Por lo que el rol del cuerpo es importante para hablar de procesos cognitivos ya que, un estado corporal puede causar estados cognitivos, y el rol de la simulación es importante para conocer las implicaciones del rol del cuerpo (Barsalou, 2008). Sin embargo, ¿qué podemos decir acerca del éste concepto? Para el autor la simulación es el reactuar de estados perceptuales, motores e introspectivos adquiridos durante la experiencia con el mundo, cuerpo y mente, es decir, las experiencias que tenemos con el mundo como un ejemplo el percibir una taza de café, nuestro cerebro captura estados cognitivos a través de las modalidades (como se ve y su sabor, olor, la acción de tomarla y beberla, así como la introspección de relajación o alteración debido a la cafeína que contiene la bebida) y los integra con una representación multimodal almacenada en la memoria. Después cuando necesitamos representar en una categoría p.e. la taza de café, las representaciones multimodales capturadas durante la experiencia con la taza de café se reactivan a simular las representaciones cerebrales asociadas con dicha taza (percepción, acción, introspección). Así una colección de mecanismos atraviesa los procesos cognitivos es entonces que la simulación provee un tipo de computo cerebral.
Esto implica que al leer una acción que es conocida por nosotros (es decir, que ya la tenemos almacenada en la memoria a través de la experiencia) el cerebro re-actúa y podemos decir que “casi estamos percibiendo el olor del café” aún sin tenerlo presente. El cuerpo es quien nos ha permitido tener tal conocimiento sobre el mundo.

CONCLUSIÓN
Como hemos visto, existen dos momentos importantes en la IA. En este primer momento notamos que se los paradigmas que acompañan a la IA son el procesamiento de información lineal y paralelo (ambos de naturaleza unidireccional) de acuerdo con los paradigmas computacionalista y conexionista respectivamente. El papel de la acción es tan sólo resultado de la entrada de un input y como reacción un output (p.e. la psicología conductista propuesta por Skinner) debido a mecanismos propios del agente. La razón del uso de la máquina fue el estudiar la inteligencia humana, ya que se entendía a la inteligencia como el cómputo de información y la máquina hacía lo mismo, computar símbolos (Newell, et al, 1976). Cabe señalar que este primer momento de la IA se enfocó a estudios o investigaciones sobre procesamiento de información que existía sólo dentro del cerebro y la máquina.
Al hablar del segundo momento de la IA, podemos destacar que el paradigma cambia radicalmente ya que se voltea la mirada al cuerpo y su relación con el entorno. Los  agentes deberían tener un cuerpo, interactuar con el ambiente y aprender de esa interacción (Brooks, 1987), por lo que la conclusión fue que el procesamiento de información no es un proceso unidireccional, sino que la interacción del cuerpo con el ambiente y la modificación del ambiente a través de la conducta, genera un aprendizaje que modifica aspectos sensoriales y motrices sobre la experiencia. La simulación (Barsalou, 2003) es otro factor importante en el desarrollo de la nueva IA, ya que ésta provee a los agentes del re-actuar experiencias sensorio-motrices con el ambiente.

Por: Erika Sánchez

Referencias:
Barsalou, L. (2008). Grounded Cognition. Annual Review of Psychology 59 (1): 617–645
Brooks, R. (1987) Intelligence without representation. MIT Artificial Intelligence Laboratory, 545 Technology Square, Rm. 836, Cambridge, MA 02139, USA.
Harnad, S. (1990) “The symbol grounding problem,” Physica D,vol.42,pp. 335–346.
Newell, A.; Simon, H. (1976): Computer Science as Empirical Inquiry: Symbols and Search. In Communications of the ACM, 19 (3) pp. 113-126.
Searle, J. (1980) Minds, brains, and programs. Behavioral and Brain Sciences 3 (3): 417-457
Turing, A. (1950), "Computing Machinery and Intelligence", Mind LIX (236): 433–460.

Wilson, M. (2002). Six views of embodied cognition. Psychonomic Bulletin and Review, 9, 625-636

domingo, 27 de octubre de 2013

Aprendizaje social y cognición social: Un caso para la pedagogía

Social learning and social cognition: The case for pedagogy
Gergely Csibra(Centre for Brain and Cognitive Development Birkbeck College, London).
 György Gergely (Institute for Psychological Research Hungarian Academy of Sciences, Budapest).

A lo largo del texto, los autores exponen que su hipótesis principal es que la pedagogía en términos de evolución humana, se distinguen tres aspectos para su apoyo: a) la selección de la pedagogía como un tipo de mecanismo de aprendizaje social; b) el diseño de específica comunicación pedagógica en humanos; c) las evidencias que presenta la psicología del desarrollo que apoya la hipótesis de sistema dedicado a la transferencia de conocimiento durante la ontogénia humana.

Para la cognición social, se identifican tres importantes aspectos en el infante: a) el reconocimiento de caras en recién nacidos. Este es un punto importante pues, según el estudio del arte nos expone que es un comportamiento innato en los recién nacidos. Estudios comparativos han demostrado que los bebés pueden observar caras si están en una forma canónica. En adultos o en niños mayores, la exposición a éste estimulo desarrolla el reconocimiento y el ver caras de distinta posición. Un segundo ejemplo es b) seguir la mirada. Este aspecto surge de la forma en que los bebés pueden seguir la mirada para localizar objetos en coordinación con otro. Sin embargo, la teoría estándar nos menciona que es un proceso en que se identifica a los ojos como un acceso a la mente de otros. Y c) la imitación de nuevas acciones son aquellas en las que el niño imita la acción del otro para lograr un objetivo, como el ejemplo de Tomasello cuando los niños imitan encender una caja con su cabeza. Estos tres importantes ejemplos, muestran mecanismos adaptativos que no son óptimos ni necesarios y sirven según los autores Csibra y Gergely para derrotar la función establecida. Es decir, todos los procesos anteriores mencionados son procesos un tanto en solitario, porque la enseñanza social se deja de lado.

Para los autores la transferencia de conocimiento se realiza a través de la enseñanza. La enseñanza es primariamente independiente y posibilita la adaptación más que el lenguaje o habilidad a atribuir estados mentales a otros, es decir, que la pedagogía contribuyó a la evolución subsecuente del lenguaje y la teoría de la mente. Para darle forma a ésta hipótesis se valen de distintos ejemplos de teleología simple (la creación de herramientas para un fin), la teleología inversa (ya creada la herramienta, poder usarla para otro fin) y la teleología recursiva (usar herramientas para crear otras herramientas). Al aprender este último recurso “la teleología recursiva” los niños se muestran equipados para entender el nivel básico de una herramienta por el ensayo y error; la imitación y emulación les permite inferir el uso adecuado de la herramienta, sin embargo éste punto es debatido ya que la imitación no da una respuesta real al uso de las herramientas.

La hipótesis del nacimiento de la pedagogía se haya precisamente en 1) el mecanismo estuvo disponible y se aplicó a otros dominios de la herramienta; 2) adquisición de conocimiento puede ser sin la observación de inmediato, ya que no es verificado por el alumno; 3) la pedagogía es una nueva forma de información entre individuos a través del uso de herramientas y el uso de la comunicación ostentiva; 4) inclinación activa para la transferencia de conocimiento, ya que no solo son transferencias de conocimiento sino, depositarios también, con efectos efectivos en la cognición social.

En cuando al diseño de la pedagogía podemos rescatar estos puntos importantes: Se necesita un maestro quien posea conocimiento que transmitir, un alumno quien pueda adquirir ese conocimiento. Sin embargo se requiere que el alumno esté activo en éste proceso de aprendizaje y que el maestro tenga posibilidades de poder transmitir conocimiento (no cualquier tipo de conocimiento, sino uno que beneficie). La pedagogía es un tipo de comunicación por lo que no podemos ampliar esta concepción a animales no humanos, para ellos sería un flujo de información. Para explicar el proceso de la pedagogía se usan tres aspectos de la comunicación lingüística. La primera es la ostensión (que es la comunicación humana que pone en manifiesto la intensión del hablante, por ejemplo, el contacto visual). La segunda es la referencia (transmitir el conocimiento es esencial y determina al aprendiz) y se puede identificar tres partes de la referencia: simbólica que debe analizar aspectos simbólicos, icónico que requiere la familiaridad de la referencia, el indicial logrado sin conocimiento previo acerca de la referencia. La relevancia es importante ya que ésta es la que determina que conocimiento es importante para qué tipo de situación, es decir, que el maestro pueda hacer una meta-representación de su conocimiento y una meta-representación del conocimiento que tenga el alumno.
Como mencioné antes, la evidencia de la adaptación para la pedagogía en infantes humanos, se debe a los factores derivados de ostensión, referencia y relevancia. En cuanto a los ejemplos todos han sido demostrados como expresiones innatas (el seguimiento de la mirada, atención conjunta, la imitación) son para los autores mal revisadas debido a que todas éstas poseen un conjunto de habilidades de enseñanza de un maestro y un alumno, es decir, dejan caer el peso total a la cognición social. 

Por último los autores dan dos puntos esenciales para la pedagogía en la cognición social, los cuales son: existen maestros para poder transmitir conocimiento relevante para el alumno y; existen miembros en la comunidad que están a disposición de nuevos aprendices que manifiestan conocimiento en cualquier momento, son los miembros más viejos de la comunidad.

Su conclusión es que aunque a muchos les pueda generar inquietud éste tipo de hipótesis, para ellos la importancia de los aspectos cognitivos sociales y cooperativos se derivan de una original función epistémica.



sábado, 26 de octubre de 2013

Breve resúmen de Entendiendo y compartiendo Intenciones (Tomasello et al)

Understanding and sharing
intentions: The origins of
cultural cognition
Michael Tomasello, Malinda Carpenter, Josep Call,
Tanya Behne, and Henrike Moll

Nos dice Tomasello et al, en el texto que, los humanos somos expertos en leer la mente (entender las creencias de los otros en un sentido normativo y mental) y en la cultura (interacción con otros como ejemplo la construcción de herramientas, compartir estados psicológicos con otros, acción intencional) .Es entonces que están íntimamente relacionados para explicar la cognición humana Para hacerlo se analiza la ontogenia humana (emerge alrededor de 1 año), dice Tomasello que todo esto está íntimamente relacionado. Sin embargo, investigaciones declaran que primates poseen más de la acción intencional y percepción (en un cierto grado niños autistas). Tomasello es cauteloso y dice que no se comprometen como lo hacen los humanos, es entonces que se necesita algo más, es decir, siempre se ha hablado de que es un aporte biológico pues estamos adaptados para participar en este tipo de actividades pero es importante fijar que, para los primates humanos la motivación de compartir intencionalidad solo es inherente a nosotros y no a primates no humanos.
Se pregunta el autor, ¿Cómo es que llegamos a 1) comprender la acción intencional y, 2) participar en la intencionalidad compartida? Por lo que responde desarrollando dos temas a) Desarrollo de habilidades ontogenéticamente hablando y, b) Hallazgos empíricos con grandes simios y en niños autistas.
a) Nos expone ejemplos de acción intencional, desde el modelo de I.A. (el termostato tiene estados intencionales) y el desarrollo de la toma de desiciones (toda acción conlleva a una sub-acción como un objetivo y sub objetivo) que se realiza en serie de pasos a seguir. Además en estas fases se debe tener monitoreo para ir fijando la acción en la orientación adecuada (auto acción). Es fácil decirlo, pero ¿cómo pasamos de una auto-acción a la acción conjunta? Para esto es necesario como entienden los demás las acciones intencionales. El bebé debe entender la acción intencional (desarrollo ontogenético) entre dos tipos de acciones, la animada e inanimada; la persistencia de un objetivo (la identificación de metas); selección de planes (percibir y evaluar la persistencia de una meta); aprendizaje cultural (como se actúa de acuerdo a la cultura en la que pertenecen); intencionalidad compartida (motivación compartida en actividades verdaderamente colaborativas en la forma de un objetivo común). Los compromisos que se desarrollan en la infancia son tres, los que involucran la percepción (tríadico), Compartir y las emociones (Diádico), las intenciones conjuntas y atención (colaboración).  En el plano cultural, es importante destacar que representaciones cognitivas dialógicos allanan el camino para que más adelante los logros cognitivos que puedan ser llamados, de forma general, "intencionalidad colectiva”.
En relación con los grandes simios y niños con autismo el autor refiere lo siguiente: ni los monos ni los niños con autismo tienen - al menos no en la misma medida que típicamente los niños con desarrollo humano - la motivación o la capacidad de compartir las cosas psicológicamente con los demás. Esto significa que ambos tienen habilidades muy limitadas para crear cosas culturalmente con otras personas.
En cuanto a sus hipótesis marca dos importantes la filogenética (evolución cognitiva humana, que enfatiza sólo la competencia, con una cuenta de la Cultura que hace hincapié además en la importancia de la colaboración, los procesos histórico-culturales, y la reciprocidad fuerte basado en las normas sociales) y ontogenetica  (los niños llegan a construir de forma dialógica las cosas tales como las normas sociales y sus prácticas convencionales constituyentes y creencias individuales. Esto les permite participar y contribuir a las prácticas colectivas e instituciones sociales que los rodean, es decir, de participar y contribuir a la intencionalidad colectiva de una cultura humana).
Concluye que: No sabemos exactamente qué parte de la comprensión de la acción intencional es necesario que los niños participen en actividades de colaboración. Y a la inversa, que no sabemos si los tipos de actividades de colaboración que existen en las culturas antes de que nazcan los niños son una condición necesaria o sólo un componente de facilitación en el proceso ontogenético - o si no juegan un papel eficaz en absoluto desde el principio (aunque está claro que desempeñar un papel crucial más adelante). Nuestra opinión es que para avanzar en estas y otras preguntas que nos debemos enfocar nuestros esfuerzos de investigación tanto en el individuo habilidades cognitivas necesarias para entender la acción intencional, en todas sus dimensiones, y también, en la misma medida, por las motivaciones sociales y representaciones dialógicas que se basan las actividades de colaboración y artefactos colectivos que estructuran la cultura humana y la cognición.



lunes, 14 de octubre de 2013

Abandonando al psicoanálisis Freudiano



En pro de una crítica sana  a una pseudo-terapia.

Extracción de: Osho, El libro del ego

La primera crítica sólida al psicoanálisis estriba en su falta de progreso. Las ciencias son vivientes. Cuando están basadas en verdades, avanzan y evolucionan. El Psicoanálisis no hizo ni lo uno ni lo otro. Hay poca, si hay alguna diferencia, entre los escritos de Freud de 1894 y las declaraciones de los analistas de hoy.
Psicoanálisis es una “terapia de base”, el mismo Freud decía que debía continuarse investigando, pero no se profundizo por sus continuadores y se tornan estéril, parece más un dogma religioso, que una teoría científica. El Psicoanálisis, en la actualidad, no es más que una estafa a la credibilidad pública. Y los primeros en reconocerlo son los psicoanalistas, aunque siguen practicándolo por una cuestión exclusivamente monetaria.

El Psicoanálisis es una terapia represora, no intenta empalizar con el paciente sino someterlo y juzgarlo. Su adaptación a una sociedad neurótica se torna en su fin, como si el adaptarse al medio fuera algo diferente que un animal. Es una herramienta del sistema para mantener a las personas en el.

Es una terapia que al enfocar todo en el pasado y el complejo de Edipo, crea rencor hacia los padres y familiares, quitando responsabilidad al paciente y viviendo del pasado, como si eso fuera a ayudarle en el presente, que es cuando tiene el problema.
Además atribuye como única causa el complejo de Edipo o Electra en la “sexualidad” del bebe, cosa imposible de demostrar ya que el bebe no posee desarrollado el órgano sexual: el cerebro.
El sexo es sólo una de las partes de la vida. El hombre no vive únicamente para el sexo, sino también para las siete dinámicas restantes (la de uno mismo, la del grupo social, la de la humanidad, la de todos los organismos vivos, la del universo físico, la de los espíritus y la de Dios).
Como Freud vivió en una época sexualmente muy reprimida, era lógico que criticara algo que fuera tan inhibido; pero ya paso de moda eso, no es el problema actual de la sociedad.


Según el Doctor H.J.Eysenck, profesor de Psicología de la Universidad de Londres, "no existe prueba alguna de la eficacia del tratamiento freudiano; exactamente el mismo número de dolientes sanan bajo el tratamiento psicoanalítico que los que se hubieran curado sin él".
Un sistema que dice ser curativo, es altamente costoso en tiempo y dinero, debe justificarse en términos de su probado éxito en relación a otros tratamientos más sencillos o terapias breves.
Nada de esto ha sucedido. ¿Cómo es posible que este sistema de tratamiento, que no posee pruebas que lo garanticen, atraiga tantos firmes creyentes y haya llegado hasta el punto de constituir casi una religión moderna?
Quizás el Psicoanálisis produzca alivio en algunos pacientes, pero los resultados no van más allá de lo que pueda producir la charla con un buen amigo que nos escuche con interés y aprecio y nos de una palmadita en la espalda.
Entonces el Psicoanálisis no tiene fundamentacion científica, es una seudo-ciencia que funciona como efecto placebo. El tratamiento dura años, asique es obvio que el paciente se hubiera curado solo con o sin el Psicoanálisis, y algunos (como es mi caso) ni aun en 10 años tratamiento pudo lograr nada con las experiencias y anhelos del alma, ya que el hombre enferma del alma, no del cerebro. El Psicoanálisis se olvida que la mente es un mecanismo físico utilizado por el Yo (alma, espíritu, Yo Superior o Thetán, según la filosofía que se aplique).
El cerebro y la mente son simplemente máquinas. El que piensa es el espíritu. Sostener que el cerebro y la mente piensan, como hace la Psiquiatría y el Psicoanálisis, es algo tan absurdo como confundir el hardware y el software de la computadora, con el operador que la maneja. Además, el espíritu no necesita del cerebro ni de la mente para pensar, ya que es su función inherente. Espíritu y pensamiento son sinónimos.
Si el cerebro pensara, bastaría con diseccionarlo para encontrarse con los pensamientos.
En realidad, el que piensa es el espíritu, porque la mente, el cerebro y el cuerpo son simplemente máquinas que le permiten operar en el plano físico. El espíritu es independiente de la materia y no necesita del cerebro para pensar.
Existen pensamientos diferentes porque todos somos espíritus diferentes y únicos. No se puede atribuir la diferencia de pensamientos entre los encarnados a la química del cerebro, entonces, y recurrir el analista entonces a la Psiquiatría para que a través de la medicación el paciente cambie su forma de pensar; pueden dejarlo boludo al paciente y que no moleste, algo paliativo, pero el problema sigue existiendo.
Por lo tanto, la única curación válida es la que rehabilita el alma o espíritu.
De hecho la palabra “psicología”, viene del griego “psique” que significa alma o Yo superior; mientras que en la Universidad Publica o Privada cuando vas a cursar Psicología, lo primero que te enseñan es que estudiamos la mente, el alma no existe.
“No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales teniendo una experiencia humana”. Teilhard de Chardin.

La técnica de la libre asociación mencionados por Freud es sólo superficialmente terapéutica. Se ha establecido científicamente, que es en absoluto imposible erradicar los conflictos del pasado de una persona haciendo que evoque sus recuerdos interminablemente, porque su problema es que no se da cuenta de su problema, es decir que su problema esta en su inconsciente y al no darse cuenta de el/ellos vive perturbado en el presente, y éstos no están al alcance de su recuerdo consciente, necesitándose de una técnica especial para llegar a ellos (que el Psicoanálisis obviamente no posee). Al inconsciente no se le habla desde la mente analítica o consciente, sino en su idioma.

Con respecto a la evaluación, lo correcto no es evaluar al paciente, sino conducirlo en ciertas direcciones de modo que haga determinados descubrimientos por sí mismo y pueda así darse cuenta de las cosas, para tener una visión más correcta de ellas.

Otro de los errores fundamentales del Psicoanálisis ha sido su dependencia del hipnotismo.
El hipnotismo no es otra cosa que la creencia de que el paciente tiene que estar en un estado de coma o inconsciente, antes de que se le pueda ayudar en algo.
Una buena terapia debería despertar a la gente, hacerla más alerta, más capaz, más feliz, más competente. El hipnotismo es la antítesis de esto.

Mario Bunge (físico, filósofo de la ciencia y humanista argentino) en su crítica al Psicoanálisis, dice que el Psicoanálisis no tiene pruebas empíricas suficientes ni los requisitos mínimos aceptados por la comunidad científica internacional, para considerar al Psicoanálisis a una investigación es científica. Bunge considera que el psicoanálisis es una pseudo ciencia.
Para poder ser sometida a contrastación empírica una idea debe ser refutable. Es decir, ha de ser posible imaginar un dato empírico que, si resultase verdadero, refutaría la idea en cuestión. Pues bien, una de las críticas al psicoanálisis más difundidas —y que Bunge comparte— es que gran parte de sus hipótesis son irrefutables.
Esta hipótesis es irrefutable porque si un sueño determinado contiene elementos sexuales está claro que la hipótesis se confirma. Pero también ocurre que cuando el sueño no contiene ningún elemento sexual ostensible, el psicoanalista lo da por supuesto y justifica su actitud recurriendo al supuesto de que el contenido sexual está latente. Desde luego, lo latente es muy difícil de registrar empíricamente.
Otro ejemplo es el de la atracción sexual de los niños por los padres del sexo opuesto y la correspondiente represión. Para el psicoanálisis, sostiene Bunge, tanto da que uno haga A o B. Si hace A, es prueba de que se siente atraído sexualmente por, digamos, su madre. Si hace B, no significa que la atracción no exista, simplemente está reprimida. Claramente, la latencia y la represión funcionan inmunizando contra la experiencia a las hipótesis del contenido sexual de los sueños y la atracción por el padre del sexo opuesto respectivamente. O sea, no hay ningún dato imaginable que pueda refutar estas hipótesis psicoanalíticas.


Por lo tanto, podemos afirmar luego de estas pruebas teóricas y empíricas, que el Psicoanálisis es una seudo-ciencia, una teoría muerta que tiene tantos adeptos, en especial en la Argentina, porque esta basado en la experiencia del duelo interminable reflejado en el folklore argentino: el tango. Y no porque sea una terapia exitosa, sino que pertenece mas a la creencia o ideología, que a una ciencia.

“Un problema resuelto por otro no te hará más maduro
"El psicoanálisis sólo te ayuda a readaptarte. No es una transformación: eso por un lado. Y por otro, con el psicoanálisis te haces dependiente.

Necesitas un experto, y ese experto lo hará todo. Te llevará tres, cuatro o incluso cinco años si el problema es muy profundo, y te harás dependiente; no crecerás. Por el contrario, serás cada día más dependiente. Necesitarás al psicoanalista todos los días, o dos o tres veces a la semana. Si no lo ves un día, te sientes perdido. Si dejas el psicoanálisis, te sientes perdido. Llega a ser como un estupefaciente, como el alcohol.

Empiezas a depender de alguien, alguien que es experto. Puedes contarle tu problema y él lo resolverá. Hablará contigo y sacará las raíces inconscientes; pero lo hará él, mientras que el problema lo resolverá otro.

Has de recordar que un problema resuelto por otro no te hará más maduro. Un problema resuelto por otro puede hacer más maduro a quien lo resuelve, pero no te hará más maduro a ti. Incluso puedes hacerte más inmaduro, y siempre que surja un problema necesitarás el consejo de un experto, el consejo de un profesional. Y yo no creo que ni siquiera los psicoanalistas maduren mediante tus problemas, porque ellos acuden a otros psicoanalistas para psicoanalizarse. También ellos tienen problemas. Resuelven tus problemas pero no pueden resolver los suyos".