sábado, 26 de octubre de 2013

Breve resúmen de Entendiendo y compartiendo Intenciones (Tomasello et al)

Understanding and sharing
intentions: The origins of
cultural cognition
Michael Tomasello, Malinda Carpenter, Josep Call,
Tanya Behne, and Henrike Moll

Nos dice Tomasello et al, en el texto que, los humanos somos expertos en leer la mente (entender las creencias de los otros en un sentido normativo y mental) y en la cultura (interacción con otros como ejemplo la construcción de herramientas, compartir estados psicológicos con otros, acción intencional) .Es entonces que están íntimamente relacionados para explicar la cognición humana Para hacerlo se analiza la ontogenia humana (emerge alrededor de 1 año), dice Tomasello que todo esto está íntimamente relacionado. Sin embargo, investigaciones declaran que primates poseen más de la acción intencional y percepción (en un cierto grado niños autistas). Tomasello es cauteloso y dice que no se comprometen como lo hacen los humanos, es entonces que se necesita algo más, es decir, siempre se ha hablado de que es un aporte biológico pues estamos adaptados para participar en este tipo de actividades pero es importante fijar que, para los primates humanos la motivación de compartir intencionalidad solo es inherente a nosotros y no a primates no humanos.
Se pregunta el autor, ¿Cómo es que llegamos a 1) comprender la acción intencional y, 2) participar en la intencionalidad compartida? Por lo que responde desarrollando dos temas a) Desarrollo de habilidades ontogenéticamente hablando y, b) Hallazgos empíricos con grandes simios y en niños autistas.
a) Nos expone ejemplos de acción intencional, desde el modelo de I.A. (el termostato tiene estados intencionales) y el desarrollo de la toma de desiciones (toda acción conlleva a una sub-acción como un objetivo y sub objetivo) que se realiza en serie de pasos a seguir. Además en estas fases se debe tener monitoreo para ir fijando la acción en la orientación adecuada (auto acción). Es fácil decirlo, pero ¿cómo pasamos de una auto-acción a la acción conjunta? Para esto es necesario como entienden los demás las acciones intencionales. El bebé debe entender la acción intencional (desarrollo ontogenético) entre dos tipos de acciones, la animada e inanimada; la persistencia de un objetivo (la identificación de metas); selección de planes (percibir y evaluar la persistencia de una meta); aprendizaje cultural (como se actúa de acuerdo a la cultura en la que pertenecen); intencionalidad compartida (motivación compartida en actividades verdaderamente colaborativas en la forma de un objetivo común). Los compromisos que se desarrollan en la infancia son tres, los que involucran la percepción (tríadico), Compartir y las emociones (Diádico), las intenciones conjuntas y atención (colaboración).  En el plano cultural, es importante destacar que representaciones cognitivas dialógicos allanan el camino para que más adelante los logros cognitivos que puedan ser llamados, de forma general, "intencionalidad colectiva”.
En relación con los grandes simios y niños con autismo el autor refiere lo siguiente: ni los monos ni los niños con autismo tienen - al menos no en la misma medida que típicamente los niños con desarrollo humano - la motivación o la capacidad de compartir las cosas psicológicamente con los demás. Esto significa que ambos tienen habilidades muy limitadas para crear cosas culturalmente con otras personas.
En cuanto a sus hipótesis marca dos importantes la filogenética (evolución cognitiva humana, que enfatiza sólo la competencia, con una cuenta de la Cultura que hace hincapié además en la importancia de la colaboración, los procesos histórico-culturales, y la reciprocidad fuerte basado en las normas sociales) y ontogenetica  (los niños llegan a construir de forma dialógica las cosas tales como las normas sociales y sus prácticas convencionales constituyentes y creencias individuales. Esto les permite participar y contribuir a las prácticas colectivas e instituciones sociales que los rodean, es decir, de participar y contribuir a la intencionalidad colectiva de una cultura humana).
Concluye que: No sabemos exactamente qué parte de la comprensión de la acción intencional es necesario que los niños participen en actividades de colaboración. Y a la inversa, que no sabemos si los tipos de actividades de colaboración que existen en las culturas antes de que nazcan los niños son una condición necesaria o sólo un componente de facilitación en el proceso ontogenético - o si no juegan un papel eficaz en absoluto desde el principio (aunque está claro que desempeñar un papel crucial más adelante). Nuestra opinión es que para avanzar en estas y otras preguntas que nos debemos enfocar nuestros esfuerzos de investigación tanto en el individuo habilidades cognitivas necesarias para entender la acción intencional, en todas sus dimensiones, y también, en la misma medida, por las motivaciones sociales y representaciones dialógicas que se basan las actividades de colaboración y artefactos colectivos que estructuran la cultura humana y la cognición.



No hay comentarios.: