lunes, 14 de septiembre de 2015

LECTURAS

CORROSIÓN DE LOS METALES.
Por José Gonzalo González Rodríguez – Revista Vórtice Segunda Edición, Pp. 17. UAEMor.

 La corrosión de metales es la degradación de un metal por estar en contacto con un líquido que lo rodea y causa grandes pérdidas económicas y numerosos accidentes. Todos hemos visto cómo los portones, barandales, puertas, etcétera... que están hechos de herrería, si no los pintamos, después de un tiempo se perforan; esto es precisamente lo que hace la corrosión y en la mayoría de los casos es causada por el agua, el O2, y los ácidos. En la atmósfera estos elementos existen en abundancia y son los que corroen, deshacen, todos los metales que están en contacto con ella. Las estructuras de concreto no se salvan de este deterioro, pues los contaminantes atmosféricos, -la llamada lluvia ácida-, junto con el oxígeno, el agua y el cloro del mar en zonas marinas, penetran por los poros del concreto deshaciendo primero este material hasta que llegan a las varillas de acero dentro de la columna y es cuando vemos, por ejemplo, postes de luz ya con las varillas expuestas a la atmósfera. Eso podría ocurrir con una columna de concreto de un puente, de un edificio o de una presa de agua, con las consecuencias que ya conocemos. Nuestro cuerpo, casi al igual que la saliva, está constituido por agua en tres cuartas partes y contiene electrolitos como cloruros, que hacen el mismo efecto que la lluvia ácida, corroen los metales que introducimos a nuestro cuerpo, tales como implantes, prótesis, piercings, braquets, instrumentos quirúrgicos, etcétera... por lo que no cualquier metal se puede introducir en nuestro cuerpo o boca. Los radiadores de los coches, la mayoría hechos de aluminio, también están expuestos a la acción corrosiva del anticongelante o el agua de la llave, y esto se observa cuando de repente vemos que se empieza a fugar el anticongelante. Las plataformas marinas también están expuestas a la acción corrosiva del agua de mar, además del esfuerzo que producen las olas; por lo que se ocasiona un efecto combinado de esfuerzos mecánicos y corrosión, lo que produce la iniciación y propagación de grietas que fracturan al metal, produciendo su colapso. Algo muy parecido ocurre con los ductos de Pemex que transportan petróleo, diesel, turbosina, etanol, etcétera ... ya que por la parte de adentro están expuestos a esos productos contaminados con agua, oxígeno y ácidos, además de la presión interna del mismo fluido, produciendo una acción combinada de esfuerzos y corrosión por la parte interna del ducto, y si están enterradas, a la acción corrosiva del suelo, produciendo la propagación de grietas que fracturan el tubo y pueden ocasionar explosiones. Por último están los microorganismos, -presentes en muchas partes como por ejemplo en el suelo-, los cuales, como productos de su metabolismo, generan ácidos como el pestilente a huevo podrido, presente en cañerías de drenaje; ese olor fétido es un ácido que ellos producen. Así como producen este ácido, producen muchos, principalmente en suelos, por lo que al enterrar cualquier metal, como tuberías de agua de acero galvanizado, estas se corroerán en un corto período de tiempo. Estos son sólo algunos ejemplos de corrosión presentes en nuestra vida diaria. __________________________________________________________________________________________________________________________________________

 DE FANTASMAS Y APARECIDOS EN EL SISTEMA NERVIOSO
 Por Elian Gómez Azcárate – Revista Vórtice Primera edición, Pp. 13. UAEMor.

 En la guerra del Golfo Pérsico, varios soldados pisaron minas terrestres que explotaron a su paso dejando a varios gravemente lesionados, uno de ellos perdió su brazo izquierdo y aún años después seguía sintiendo dolor y hasta picazón en su brazo izquierdo ¿Pero cómo, si lo perdió en la explosión y en el hospital sólo suturaron dejando un muñón? El brazo se volvió un miembro fantasma ¿Qué es eso? Es un extraño y desconcertante trastorno neurológico que experimenta más de la mitad de las personas con un miembro que perdieron o les amputaron. Tradicionalmente se creía que las quejas sobre un brazo que ya no existía, eran irracionales y se tachaba a los pacientes de locos, de enfermos mentales que debían recibir tratamientos psiquiátricos. Muchos médicos creían que los muñones inflamados o irritados mandaban señales de dolor al cerebro y esto era percibido como si el dolor se extendiera al resto del brazo que ya no tenían. Pero colocando electrodos dentro del cerebro, el neurólogo W. Penfield, logró estimular una zona que recibe, interpreta y almacena información sensoperceptiva (temperatura, presión, dolor) de todo el cuerpo. Con esto se descubrió que en el cerebro existe una especie de "mapa sensorial" que refleja toda la piel. La información se capta primero por medio de los receptores nerviosos debajo de la piel y posteriormente se transporta en milisegundos a la corteza somatosensorial del cerebro. Pero cuando falta un brazo, lo que hace el cerebro es que "inventa" o autogenera sus propias sensaciones basadas en memorias sensoriales. Si una persona tuvo mucho dolor antes de la amputación, sigue sintiendo dolor en el "brazo fantasma", pero es un dolor o comezón generados en el cerebro. A partir de este descubrimiento, se logró entender que el miembro fantasma formaba parte de la representación mental del cuerpo, aun en ausencia del mismo. El fantasma no es externo, sino que está en el cerebro. El cerebro por sí mismo debería reorganizar las vías de información para ajustarse a los cambios en el cuerpo. Sin embargo, este proceso en ocasiones puede no darse y mantenerse erróneo toda la vida. Por muchos años se creyó que la representación del miembro fantasma era fija y que los amputados estaban condenados para toda la vida. Los tratamientos médicos –antidepresivos, analgésicos, antipsicóticos - sólo aliviaban los síntomas. Pero no desaparecía el "brazo fantasma" por completo. Afortunadamente, a través de la capacidad plástica del cerebro, se evidenció que se pueden aprender o desaprender sensaciones a cualquier edad. Pero ¿cómo desaprender al miembro fantasma? El doctor Ramachandran, neurólogo hindú, ha generado tratamientos no quirúrgicos, novedosos e ingeniosos, como cajas de "realidad virtual", que logran desaparecer los síntomas tortuosos de los miembros fantasmas y que ayudan a reorganizar el mapa somatosensorial en el cerebro, logrando modificar un dolor que existió por años y que la neurología tradicional sólo lograba eliminar temporalmente a través de cirugías y medicamentos. ___________________________________________________________________________________________________________________________

 ¿SON EL PAPEL Y EL LÁPIZ UNA EXTENSIÓN DE NUESTRA MENTE?
 Patricia King – Revista Vórtice Segunda Edición, Pp. 11. UAEMor.
 Quisiera hacer ver el despertar de una nueva corriente en las Ciencias Cognitivas (un área transdisciplinar, cuyo objeto de estudio es la cognición), contrapuesta a la posición hegemónica conocida mediante la analogía de "la mente como computadora". Se trata de la nueva tendencia conocida como Cognición Extendida Situada (CES). En este marco, el tema de la cognición tiene que ver esencialmente con discernir el rumbo más adecuado para avanzar en la comprensión de cómo y por qué sentimos, pensamos y actuamos como lo hacemos. Se ve de inmediato que esta nueva corriente está fuertemente relacionada con cómo "manejamos la situación" en la que vivimos -¿Nos adaptamos, la transformamos? ¿Cuestión individual, cuestión social?-y con cómo concebimos y valoramos la conciencia y la libertad. La CES se compone de un abanico de diferentes posiciones científicas y filosóficas que comparten la idea en común de que la cognición está constituida y debe estudiarse considerando al cuerpo humano en interacción bilateral con su entorno natural y social en situación. En una compilación de Robbins y Aydede (2009), aparece un artículo de Robert Wilson y Andy Clark en el que sintetizan de manera clara, algunos cambios radicales de esta nueva corriente. Consideran que deberíamos pensar la cognición situada como una variedad de formas que pueden adoptar las extensiones de la mente en el mundo. Las extensiones de las que hablan Wilson y Clark nos interesan especialmente. Con ellas queda incorporada directamente la tecnología como parte integrante de los procesos cognitivos cotidianos. La idea de la que parten para ello es muy sencilla. Un niño que tiene que multiplicar 175 x 893, difícilmente puede depender sólo de su memoria biológica. Recurrirá al papel y al lápiz. Aquí, el papel y el lápiz son sus extensiones cognitivas. Lo que Wilson y Clark llaman "un sistema cognitivo extendido" está aquí conformado por la mente y el cerebro del niño, por sus manos y sus extensiones cognitivas (el lápiz y el papel o la calculadora). Otras extensiones de la mente que hoy podemos experimentar son la comunicación inmediata mediante la computadora o el teléfono celular con amigos o familiares que están al otro lado del mundo. Lo aquí expresado describe la actual situación mundial en la que el énfasis en la actividad extendida en situación tiene dos caras. Todos sabemos, dicho sea de forma cruda y franca, que el gran capital financiero conserva plenamente un poder avasallador sobre la actividad de todo pueblo, y también sabemos que los transgénicos, los aviones militares no tripulados y las armas inteligentes, el calentamiento global, son parte de nuestra situación general. Yo considero que nuestra libertad consiste en asumir nuestra actividad cognitiva extendida en situación y actuar en consecuencia. Esto significa que las decisiones críticas y comprometidas, involucradas en nuestras prácticas dirigidas a un fin y constituidas mediante nuestro trabajo conjunto, son ellas mismas nuestra libertad para transformar la situación global que nos agobia, dirigiendo nuestras prácticas hacia una mejor situación para todos.